Bienvenidos a nuestros paseos-

"Este blog pretende ser un mosaico en el cual se plasmen, en imágenes, esos momenticos de los que intentamos disfrutar cada semana siempre y cuando las obligaciones familiares nos lo permitan. No buscamos grandes hitos, ni grandes hazañas, lo único que perseguimos es disfrutar, unas horas a la semana, de los regalos que nos proporciona la madre naturaleza. Esto nos carga las pilas para comenzar una nueva semana. ¿Qué mas podemos pedir?"
Esperemos que os gusten las imágenes que recogemos en nuestros paseos y si os animáis a hacer alguno de ellos, encontraréis, en cada reportaje un enlace que os llevará a la ruta que previamente hemos descargado en Wikiloc.

lunes, 30 de noviembre de 2015

Haras de Ulzama.

Duración.- 1 hora y 59 minutos.
Desnivel acumulado.- 34 metros.

En pleno corazón del valle de la Ultzama está enclavada la localidad de Auza. Desde esta localidad parte un paseo muy recomendable para hacerlo con la familia, especialmente si se tienen hijos pequeños, ya que nos permitirá disfrutar de la naturaleza sin necesidad de ascender montañas. A lo largo del paseo se podrá disfrutar de un espectacular robledal, se podrá contemplar una pequeña laguna que hace las delicias de las diferentes especies de aves entre las que se encuentran la garza real, el cormorán, el porrón europeo, diferentes tipos de ánades, etc... Seguidamente visitaremos las instalaciones de la yeguada denominada "Haras de Ulzama", en donde podremos disfrutar de las preciosas estampas de los pura sangres correteando por los extensos prados de la finca.

En definitiva, un bonito y entretenido paseo para pasar una mañana en familia. 



Dejamos el coche en el pueblo de Auza a la altura de la regata de Kalititurri...
... para pasear junto a la iglesia de San Martín. Se trata de una iglesia moderna, de origen medieval, de nave única.
Mientras la mañana se despereza, abandonamos la localidad paseando por los prados camino de ...
... un bonito robledal...
... cuyos ejemplares aún mantienen parte de sus copas pobladas de hojas...
... y se encuentran mezclados con alguna que otra haya.
Puente sobre la regata.
Caminamos por una pista muy bien señalizada hasta llegar a este punto. Nosotros hemos cogido el camino de la derecha para hacer una circular que nos devolverá hasta esta misma localización. Pero esta vez volviendo por la pista de la izquierda.
Así pues, seguimos caminando entre estas dos filas de árboles, una a cada lado, hasta llegar...
... a la laguna cuya presa fue construida por la yeguada. 
De tamaño más que considerable...
... diferentes especies de aves hacen de este lugar su hogar. La calma que se respira en este lugar es increíble y sólo se ve alterada por el croar de las ranas y por el canto de las aves.
Reflejos.
Habitantes de la laguna.
Esta laguna fue construida de manera artificial con una única finalidad; Garantizar el aporte de humedad necesario los prados durante todo el año. 
Reflejos II.
Para poder dar el aporte de humedad necesario a los prados de la yeguada, se construyeron sistemas de conducción...
... y drenaje de agua por todas las instalaciones. En esta fotografía podéis comprobar al detalle como el agua de la laguna se precipita por un pozo que llevará el agua a la yeguada.
Reflejo animal.
Bajo un cielo plateado...
... nuestros anfitriones nadan sobre una superficie multicolor.
Echamos el último vistazo...
... antes de abandonar la laguna...
... camino de la yeguada en cuyos verdes pastos...
... se recuperan de innumerables batallas los pura sangres.
Instalaciones para equinos.
Paseamos por unas instalaciones...
... que presentan una imagen de lo más cuidada...
... contemplando los fabulosos ejemplares que nos encontramos en el camino.
Toque exótico en esta llama.
Detalle.
En este lugar no sólo hay equinos, también nos encontramos con este precioso gallo...
... perfectamente secundado por la pertinente gallina.
Estos dos pura sangres acaban de llegar de Marruecos en donde han competido en diversas carreras. Ahora les toca un merecido periodo de descanso, cercano a los dos meses, antes de volver a iniciar su periplo por los diferentes hipódromos.
Este no sabemos si ha ganado algo.
Faisan.
Detalle.
Un grupo de ruidosas ocas nos dan la bienvenida.
Detalle.
Boxes en donde descansan los caballos, nos llama poderosamente la atención que la superficie que pisamos en este lugar es hierba artificial. Se utiliza por ser menos agresiva para el caminar de los caballos en su camino de los boxes a los prados. Aquí todo está cuidado hasta el mínimo detalle.
Boxes.
Una vez visitadas las instalaciones de la yeguada, emprendemos el regreso...
... bajo la hojarasca...
... paralelos a la regata.
La mañana ya se ha instalado y con ella el cielo se va tornando de color azul dando más vistosidad...
... a las diferentes tonalidades del bosque.

domingo, 22 de noviembre de 2015

Lizartxipi (1.118 metros) desde ZIlbeti.


Duración.- 2 horas y 37 minutos.
Desnivel acumulado.- 400 metros.

El paseo de hoy comienza en la localidad de Zilbeti. En su discurrir podemos disfrutar del silencio de la naturaleza sólo interrumpido por el trino de los pájaros y del ruido del agua fluyendo por la regata. Se trata de un precioso paraje de bosque mixto en donde predomina el hayedo y que posee una importante riqueza tanto de flora como de fauna. El objetivo del paseo de hoy consiste, en primer lugar, en llegar a la zona del bosque en donde aparecerá ante nuestros ojos la mundialmente famosa obra titulada "El Gernika", pero en esta ocasión pintada en decenas de troncos de haya. 

Una vez visitado el Gernika de Zilbeti, con el fin de dar a este ruta un toque más montañero, seguiremos nuestro paseo para ascender la cima del monte Lizartxipi. Esta cima, situada en el cordal que une el monte Zotalar con el monte Adi, es una cima boscosa que carece de buenas vistas ya que se encuentra en medio del bosque.

Gernika en el hayedo de Zilbeti.
Se trata de un cuadro natural realizado en tres dimensiones que posee unas medidas de 20 metros de ancho, ocho de alto y 40 de profundidad. Su extensión se limita a 800 metros cuadrados de hayedo. Como curiosidad diremos que en algún tronco se ha tenido que pintar a 10 metros de altura y que para su elaboración fue necesaria una semana de trabajo para que cuarenta personas realizaran este mural vegetal marcando, primero, el diseño de la obra con un láser que perfilaba a la noche los contornos para posteriormente pintar la obra ya con la luz solar.
El Gernika, símbolo de destrucción brutal y sin sentido, nos plantea en esta ocasión la necesidad de preservar este entorno que hasta hace muy pocas fechas corría peligro de desaparecer por la construcción de una mina que amenazaba con devastar todo este paraje natural.



Partimos desde la localidad de Zilbeti...
... por una pista asfaltada que serpentea...
... paralela a las cristalinas aguas del barranco Irunbide.
Reflejos.
Los prados de la zona amanecen bañados por el sol...
... y los árboles del entorno...
... muestran sus colores otoñales.
Conforme ascendemos, las copas de los árboles nos presentan la desnudez de un invierno cada vez más cercano...
... a pesar que la climatología hasta ahora...
... no dé muchas pruebas de su inminente llegada.
El Gernika de Cilveti.
Fotos desde el Gernika.
Dejamos atrás el Gernika y seguimos ascendiendo por la pista hasta llegar a este punto desde el cual...
... nos adentramos por una senda...
... que nos va a ascender hasta el collado de Lizartxipi desde el cual podemos elegir nuestro camino. Por un lado nos direcciona hacia el monte Zotalar y por el otro lado hacia la montaña que lleva su mismo nombre.
Nosotros elegimos, ya que anteriormente ya habíamos subido al monte Zotalar, el paseo que nos lleva hacia...
... la cima en la que nos encontramos que responde al nombre de Lizartxipi.
Desde ella se vislumbra, entre las hayas, la silueta del monte Adi...
... la silueta del monte Zotalar...
... y al fondo la de la Peña de Izaga.
Fotos desde la cima.

Detalle mientras descendemos...
... primero por el bosque y después por la pista...
... hasta llegar de nuevo al Gernika.
Seguimos nuestro descenso deteniéndonos con detalles...
... de distinto orden...
... hasta llegar...
... al barranco de Irunbide que nos llevará directamente de nuevo a Zilbeti.
Panorámica de Zilbeti bajo las faldas del monte Zotalar, a la izquierda de la fotografía, y del monte Lizartxipi a la derecha.