Bienvenidos a nuestros paseos-

"Este blog pretende ser un mosaico en el cual se plasmen, en imágenes, esos momenticos de los que intentamos disfrutar cada semana siempre y cuando las obligaciones familiares nos lo permitan. No buscamos grandes hitos, ni grandes hazañas, lo único que perseguimos es disfrutar, unas horas a la semana, de los regalos que nos proporciona la madre naturaleza. Esto nos carga las pilas para comenzar una nueva semana. ¿Qué mas podemos pedir?"
Esperemos que os gusten las imágenes que recogemos en nuestros paseos y si os animáis a hacer alguno de ellos, encontraréis, en cada reportaje un enlace que os llevará a la ruta que previamente hemos descargado en Wikiloc.

domingo, 28 de julio de 2013

Abodi (1533 metros), Dukea (1481 metros) desde la estación de esquí nórdico de Abodi.

Duración.- 3 horas y 28 minutos. 
Desnivel acumulado.- 453 metros.

Es época de reencuentro. Esta vez nos hemos acercado a la sierra de Abodi con el fin de presentarnos en la cima que da nombre a esta sierra. El ascenso es muy suave y discurre en gran parte por una pista. En su discurrir transitamos por la cañada de los salacencos, bordeamos hayedos y nos presentamos sin darnos cuenta en la cima que está cubierta por un enorme pastizal que cubre cientos y cientos de metros. Desde arriba obtenemos unas preciosas vistas de los Pirineos, de la selva de Irati, del monte Ori, etc...

Como se llega en poco más de una hora, hemos decidido alargar una poco más el paseo llegando hasta Dukea. Esta pequeña cumbre de formas suaves y herbosas está situada entre la cima del Abodi y la cima de Abodi Oeste.


Cañada de los Salacencos.- Representa el trayecto que desde hace 500 años, tal y como promulgó Juan de Labrit, siguen los pastores del Valle de Salazar hacia mediados del mes de septiembre para conducir sus rebaños a las Bardenas Reales de Navarra en las estaciones en las que los pastizales de la sierra se cubren con un manto de nieve impidiendo que los rebaños pasten y por lo tanto se alimenten debidamente.
En las Bardenas en cambio en invierno siempre hay hierba y se encuentra salpicada por pequeñas balsas donde abunda el agua hasta bien entrada la primavera. Así pues, podemos decir que las llanuras bardeneras son el lugar idóneo para trasladar el ganado.El inicio de las transhumancia se produce los últimos días de septiembre, antes de que las ovejas comiencen a parir a sus corderos. La parte inicial parte desde dos puntos distintos. El primero atraviesa Salazar, pasa por Adoáin y llega a Lumbier, el segundo empieza en el portillo de Areta y llega hasta Lumbier.

Al llegar a Cáseda la cañada de los salacencos se une a la de los roncaleses camino a su destino final representado el 18 de septiembre, día en el que se oficializa la entrada del ganado en tierras bardeneras. Una vez asentado el ganado, los pastores comparten una serie de bordas que se hallan situadas cercanas a las balsas en donde pasaran meses hasta que llegue el momento de hacer el trayecto al revés. Y así lo hacían hasta mediados de noviembre donde, una vez apurados los pastos bardeneros, los rebaños eran trasladados a los pastos aragoneses de Cabañas del Ebro, a traves de la cañada de Tauste, con el fin de alimentarse de los sotos de la vega y de los campos de remolacha.
Para finalizar indicaremos que el motivo de tal migración fue motivado por unas ordenanzas cuyo fin era proteger a los agricultores respecto a los ganaderos. Cabe reseñar que en aquellos tiempos los ganaderos disponían de privilegios respecto a los agricultores por parte de los "señores".

            




Comienza el paseo a la altura del centro de esquí nórdico del Abodi, antigua frontera con Francia.
Desde ese punto obtenemos esta panorámica del Ori.
Al comienzo cogemos esta pista que discurre entre hayedos. 
A ambos lados de la pista proliferan flores como la de esta fotografía.
Detalle.
Amplia extensión de helechales.
Mientras ascendemos dejamos al Ori a nuestra derecha...
... antes de introducirnos en el hayedo...
... que nos llevará directamente hasta la cima del Abodi que vemos en esta fotografía.
Bonito ejemplar de haya próximo a la cima.
Buzón.
Ori desde la cima.
Dukea en primer plano, Goñiburu detrás.
Al fondo la silueta de los Pirineos.
Fotos desde el buzón.

Selva de Irati.
Manada de caballos pastando en los prados de la sierra de Abodi.
Bonitos ejemplares.

Llegando al Dukea.
Al fondo observamos la silueta del Elke y del Pausaran.
Abodi desde la cima.
Cima del Dukea.
En primer plano el Abodi occidental, de algo menor altura que el Abodi. Detrás la punta del Goñiburu.
Vistas de Ochagavia desde la cima.
Una cierva corre delante nuestra en busca de refugio.
Abodi desde Dukea.
Rebaño de ovejas...
... que se cruzan en nuestro paseo.
Balsa en las proximidades del Abodi.
Otsogorrigaina entre el bosque.
De regreso nos adentramos en este hayedo.
Curiosa silueta vegetal en forma de campana.
Vistas de la otra vertiente.
Abodi desde otra perspectiva.
A parte de hayas, los abetos también tienen su lugar en este paraje.
Ya sólo nos faltaba para finalizar el paseo ver este rebaño de vacas.
Silueta pirináica.
Ori desde el bosque.

Txamantxoia (1.945 metros) desde Linza.

Duración.- 2 horas y 52 minutos.
Desnivel acumulado.- 642 metros.

Después de casi un año de ausencia, y aprovechando una espectacular mañana, nos hemos encaminado hacia el valle de Zuriza para acometer el ascenso al Txamantxoia. Esta montaña tiene dos caras, ya que si desde el valle de Belagoa se presenta como una montaña de suaves relieves, desde el valle de Zuriza muestra la forma de un cono perfecto. Con sus 1.945 metros ocupa el puesto 16 en el orden de las montañas más altas de Navarra. 

El ascenso es muy gratificante e intenso ya que desde el principio transitamos por un hayedo que nos va a llevar hasta el collado. Una vez ahí, acometeremos los últimos metros por una cascajera de fuerte pendiente hasta llegar a la cima.

Una vez llegados al buzón, obtenemos unas magníficas vistas de sus montañas vecinas, del valle de Zuriza, del valle de Linza, del valle de Larra, del valle de Belagoa y de la selva de Obieta. En esta última contemplaremos uno de los últimos vestigios de bosque virgen de Europa occidental como es el hayedo-abetal de Artaparreta.




Aparcamos el coche en la explanada del refugio de Linza. Desde ahí tomamos esta fotografía del "Paso del Oso", territorio por el que deberíamos transitar si nuestro destino de hoy fuera el Chinebral, Acherito, etc...
... pero resulta que hoy hemos renegado de los "mayores" y nos hemos sentido atraídos por la pirámide perfecta del Txamantxoia.
A primera hora de la mañana la luna es testigo de nuestros primeros pasos.

Al comienzo de la ascensión, y durante unos cuantos metros de ascenso, el paseo discurre entre un denso hayedo. En un tronco caído nos encontramos con este fenomenal ejemplar de hongo yesqueroEl hongo yesquero lo encontraremos adosado a sauces, robles, hayas o encinas. Suele alcanzar gran tamaño. La principal utilidad que se le da es, una vez extraída la yesca, para encender fuego. Otra utilidad que se le conoce es la de absorver líquidos.

A pesar de la frondosidad del bosque, el sol penetra entre las ramas hasta alcanzar el suelo.
Imagen del cono cimero desde un claro en el hayedo.
Los helechos, conforme avanza el verano, van ganando poco a poco tamaño.
Imagen del hayedo.
Bonita estampa de los Alanos, con el Achar en solitario, entre el bosque.
Zoom.
Ya hemos dejado atrás el bosque y transitamos por el collado...
... desde allí obtenemos estas vistas de Petretxema, del Atxerito en el medio y del Chinebral a la derecha. A la derecha de la fotografía podemos observar al Antoziello con su brecha.
Seguimos avanzando.
Peña Forca a la izquierda de los Alanos. El Achar de Alano a la derecha de la fotografía.
Vistas de la pendiente que tenemos que afrontar para llegar a la cima.
A pesar de lo "aspero" de los últimos metros... encontramos estampas como ésta.
Apenas se aprecia en la imagen. Pero si prestáis algo de atención veréis un sarrio galopando entre los abetos.
Kartxela y Binbaleta.
Lakora.
 Pakiza.
Panorámica del valle de Belagoa.
Últimos metros de ascensión.
Llegando al buzón con la Peña Ezkaurre de testigo.
Ahora vamos a disfrutar de las mejores vistas de la zona. A la izquierda el Anie y en el centro la Mesa de los Tres Reyes.
Valle de Belagoa con el Lakora y Juan Pito a la izquierda de la fotografía.
Kartxela en el centro, Binbaleta a su derecha, detrás el Otsogorrigaina y al fondo el Ori.
Zoom de Kartxela, Otsogorrigaina y del Ori.
Panorámica en la que destaca la punta de Arlas.
Peña Ezkaurre.
Alanos y Peña Forca.
Bisaurin al fondo.
Atxerito y Chinebral.

Valle de Zuriza.
Anie.
La Mesa.
Vistas de la otra vertiente de ascenso a la cima.
Buzón.




... entre la vegetación.

Lirios
Nos despedimos con una última panorámica.