Bienvenidos a nuestros paseos-

"Este blog pretende ser un mosaico en el cual se plasmen, en imágenes, esos momenticos de los que intentamos disfrutar cada semana siempre y cuando las obligaciones familiares nos lo permitan. No buscamos grandes hitos, ni grandes hazañas, lo único que perseguimos es disfrutar, unas horas a la semana, de los regalos que nos proporciona la madre naturaleza. Esto nos carga las pilas para comenzar una nueva semana. ¿Qué mas podemos pedir?"
Esperemos que os gusten las imágenes que recogemos en nuestros paseos y si os animáis a hacer alguno de ellos, encontraréis, en cada reportaje un enlace que os llevará a la ruta que previamente hemos descargado en Wikiloc.

domingo, 28 de octubre de 2012

Trinidad (847 metros) y Foz de Lumbier.

                                             

                                             Duración.- 3 horas y 45 minutos.
                                             Desnivel acumulado.- 630 metros.



Cima de la sierra de Leire siendo ésta la más occidental. La vía de subida la hemos realizado desde la Localidad de Lumbier pasando por la ermita de La Trinidad. Luego el regreso lo hemos hecho por la cara sur de la sierra en donde hemos podido contemplar elementos geológicos bastante interesantes, así como hemos transitado por la antigua vía del Irati... finalizando nuestro paseo en la Foz de Lumbier.

El paseo ha sido enriquecedor para la vista, si bien una vez llegados a la Ermita y dirigiendo nuestros pasos hacia la cima, el terreno se ha complicado bastante. Hemos circulado por un terreno inundado de matorral bajo que ha hecho que, a pesar de seguir los Kairs, nos desorientemos. Pero como hemos llevado GPS, hemos arreglado este desaguisado en un periquete... Recomendamos hacerla con la mayor atención del mundo si no queremos pasarnos un buen rato averiguando cual es la ruta a seguir.

Quitando este incidente, diremos que este paseo reúne varios puntos de interés como os vamos a mostrar en las fotos de esta ruta. Circulamos por la ermita de la Trinidad, hacemos un pequeño destrepe, nos acercamos a los dos arcos que la erosión del agua ha tallado en la roca, transitamos por el antiguo recorrido del Irati y acabamos contemplando la espectacularidad de la Foz de Lumbier. ¡ Qué más podemos pedir!


                 

                                       Para descargar esta ruta o ver más detalles, pincha aquí.

Empezamos la andadura de hoy desde el aparcamiento de la Foz de Lumbier.
En lo alto se sitúa la ermita de la Trinidad.
Nos acercamos a la localidad de Lumbier.
Puente sobre el río Salazar en la localidad de Lumbier.
El ascenso a la ermita está salpicado de cruces.
Senda de ascenso.
Llegando a la ermita obtenemos esta panorámica de la localidad de Lumbier. Al fondo vemos en primera instancia la Peña de Izaga y un poco más alejada observamos a la Higa de Monreal.
Últimos metros antes de llegar a nuestro primer destino de hoy.
Desde la ermita se puede observar la Foz de Lumbier.
Zoom de la parte superior de la Foz.
Ermita de la Santísima Trinidad de Lumbier. El primer domingo después de Pentecostés se celebra la romería a este lugar desde la vecina localidad de Lumbier. Arquitectónicamente no hay nada destacable que mencionar de la ermita, pero en su interior alberga una talla prerománica del S.X elaborada con madera de nogal negro.
Una vez dejada atrás la ermita, nos sumergimos en un laberinto de sendas entre una tupida vegetación de matorral bajo que dificulta la orientación. Nosotros, a pesar de llevar GPS, lo hemos intentado hacer de forma intuitiva y al final hemos conseguido desorientarnos.
El camino nos lleva hacia el borde de la cresta y es ahí en donde obtenemos estas amplias vistas. En la formación rocosa que tenemos en esta fotografía hemos observado buitreras.
Detalle de un buitre apostado en la cornisa.
Este poste geodésico representa la cima al carecer ésta de buzón. Las vistas desde ella son muy reducidas...

 ... dejándonos ver a duras penas a la Peña de Izaga.

Este punto representa el pequeño destrepe que tenemos que realizar en el descenso. Lo haremos desde la parte superior hasta el lugar desde donde hemos sacado esta fotografía. Para ello existe la "ayuda" de una cuerda que nos facilitará la bajada. No obstante no vemos recomendable hacerlo con el suelo mojado.
Detalle de la cuerda.
Una vez realizado el destrepe, encaminamos nuestros pasos hacia el arco natural más occidental que la erosión ha tallado en la roca. El paseo nos llevará pegados a la pared y desde ahí las vistas de las que disfrutamos son bastante amplias.
Panorámica de Sangüesa con Peña a sus espaldas.
A lo largo de la roca encontraremos formas caprichosas que el agua ha tallado con el paso de los años. Como muestra esta fotografía.

Hemos llegado al arco occidental. Es el más grande de los dos que vamos a visitar hoy.
Panorámica a través del arco. En su parte inferior derecha nos encontramos con la vecina localidad de Liédena.

Detalle del pilar del arco.
Nos dirigimos hacia el arco más oriental.

A lo largo del trayecto vemos concavidades talladas en la roca que sirven para que los buitres aniden. En este caso os enseñamos una de las muchas con las que nos encontramos.
Nos vamos acercando hacia nuestro próximo destino.

Aquí tenemos el arco más oriental. A través de él observamos la reciente obra de ingeniería que representa la autovía a Jaca.


Panorámica del pilar del arco y la localidad de Liédena.
Desde el segundo arco descendemos rápidamente por un terreno de matorral bajo hasta que llegamos a una pista que cogemos para llegar al siguiente punto de interés del día de hoy...
... que no es otro que el trayecto por el que antaño circulaba el tren Irati en su ir y venir desde la localidad de Sangüesa a Pamplona y viceversa. Este ferrocarril fue inagurado en 1.911 convirtiéndose en el primer tren eléctrico de la Península. Discurriremos unos minutos por los vestigios ferroviarios hasta llegar al ...
... Puente del Diablo o Puente de Jesús. Según cuenta una de las leyendas más conocidas, cerca de la foz de Lumbier, en la orilla derecha del río Irati, había un palacio donde vivía una rica dama llamada Magdalena. Aunque era joven y bella, la señora padecía del riñón y del estómago. Por eso, un día, su bondadosa esclava Cliastela, se ofreció a llevarle un cántaro del agua de la fuente de Liscar, famosa por sus propiedades curativas. Para ir hasta la fuente, situada cerca de Liedena, había que cruzar el río en barca. Sin embargo, cuando la abnegada Cliastela se disponía a pasar a la otra orilla al atardecer, se encontró con que una riada se había llevado el pontón. La esclava pensó entonces encomendarse a sus dioses antiguos, o quizás a la nueva religión que acababa de llegar de manos de los frailes de Leire. Y en esa duda estaba cuando se le apareció el diablo, en forma de un apuesto caballero que se ofreció a construirle un puente a cambio de su alma. Según el pacto al que llegaron, el viaducto debía levantarse entre las diez de la noche y las seis de la mañana. Mientras la esclava volvía al palacio con su señora , el diablo convocó a una caterva de demonios que pasaron la noche trabajando hasta que terminaron el puente. Eran las seis menos cuarto en el reloj del infierno, cuando los diablos se sentaron satisfechos a contemplar la obra. Poco después, apareció Cliastela, y el diablo le pidió el alma. Pero la esclava, que parecía tonta pero era muy lista , se excusó diciéndole que el puente no se había hecho en el tiempo previsto, ya que el reloj de sol de la torre cercana, como podían comprobar, marcaba las siete. «Desde ahora quedan rotas nuestras relaciones», dijo Cliastela al tiempo que cruzaba la pasarela. «Además, en adelante este puente se llamará puente de… Jesús». Al oír este nombre, los diablos dieron un alarido y cayeron todos juntos en la poza sumergiéndose en las tenebrosas aguas de la foz.
Fotografía sacada desde arriba del Puente del Diablo, es aconsejable extremar las precauciones para acceder a él pues el terreno de aproximación es algo complicado. En ella se refleja lo angosto de las paredes en la parte final de la Foz.
Una vez dentro de la foz el cauce del río Irati se ensancha.
La Foz de Lumbier es una garganta profunda tallada con el paso de los años por el río Irati que ha ido paulatinamente erosionado el terreno en su discurrir hacia tierras más bajas. Su espectacular geología y el aislamiento durante siglos han propiciado la conservación de una singular vegetación que puebla los escarpados roquedos sirviendo de morada para grandes rapaces. Un espectáculo sin igual de paredones rojizos de cuyas grietas cuelgan árboles y arbustos... 
...  que llegan a alcanzar en algunos puntos los 120 metros de desnivel, y en los que anidan numerosas aves rapaces, siendo el rey el Buitre Leonado. Si nos fijamos con detenimiento, podremos observar un túnel excavado en la roca por donde transitaba el Irati y por el que ahora accedemos los visitantes de la Foz.
Estamos saliendo del segundo túnel y enfrente observamos a la Peña Izaga.
Mirada atrás al terreno recorrido.

sábado, 27 de octubre de 2012

Peñalen (392 metros), Barranco del Rey y alto de Gurugú.


                                                    Duración.- 2 horas y 59 minutos.
                                                    Desnivel acumulado.- 376 metros.




Aprovechamos que el tiempo sólo da un respiro en la Zona Media de Navarra para acercarnos al Barranco de Peñalén, considerada una de las 10 maravillas de Navarra. Es una zona de inusitada belleza en la que la erosión del agua y del viento esculpen caprichosas formas aprovechando los yesos y las arcillas que abundan por esta zona.

A lo largo del camino obtendremos privilegiadas vistas de la unión de dos ríos que nacen en los Pirineos y que se juntan en este enclave. Estos dos ríos son el Arga y el Aragón. En sus orillas abundan los sotos y las choperas dando lugar a la presencia de innumerables aves que podremos avistar mientras paseamos. Es frecuente la presencia de garzas reales y de cigüeñas.


Desde el punto de vista histórico diremos que pocos enclaves hay en la Comunidad foral que conjuguen su belleza salvaje con el trágico destino de un rey. En este caso, el de Sancho Garcés IV, sucesor de García Sánchez III el de Nájera. Monarca de Pamplona, las crónicas de la época aseguran que una conspiración, urdida por sus hermanos Ramón y Ermesenda, acabó con su vida el 4 de junio de 1076. Las insensibles manos de su hermano le despeñaron por el barranco durante una cacería. Aunque no cabe duda que Peñalén quedara marcado como el escenario del regicidio, no está tan clara la veracidad de esta historia. Otras fuentes apuntan a que fue el señor de Funes, marido engañado, quien no dudó en empujar al rey por el barranco al grito de "A señor rey alevoso, vasallo traidor". Al malogrado rey le bautizaron como Sancho el de Peñalén, y a su vez al promontorio se le adjudicó el sobrenombre de "barranco del rey". Su muerte condujo al declive de nuestro reino ya que a raíz de este acontecimiento Alfonso VI de Castilla invadió Navarra y ocupó La Rioja, y Sancho Ramírez de Aragón fue proclamado rey de Navarra.



                   

                             Para descargar esta ruta o ver más detalles, pincha aquí.


Nada más comenzar nuestro paseo contemplamos una garza real en la orilla opuesta del río.
Los sotos y las choperas abundan en sus ricas riberas.
Vistas del río desde la orilla.
Espectacular imagen de Peñalén con sus 392 metros.

Panorámica de una caprichosa forma esculpida por la erosión en la ribera del río.
Debido a las fuertes lluvias de los últimos días el caudal de las aguas ha aumentado considerablemente y el color turbio denota la violencia  corrientes.
Colores.


Ya se empieza a divisar la unión de los dos cauces.

Muestra de la fuerte erosión a la que ha sido sometida esta superficie.
Senda por la que transitamos para llegar al Barranco.
La vegetación nos muestra el camino a seguir.
Barranco del Rey.
Panorámica del lugar en el que el Arga se funde con el Aragón. Llama la atención el verdor de su ribera para la época del año en la que nos encontramos.
Llegamos al mirador.
Al fondo se divisan la localidad vecina de Villafranca.
Desde arriba de Peñalén divisamos la senda por la que hemos transitado. 
Nos alejamos del mirador de acceso a la punta.
Ermita de la Virgen del Portegado.
Esta ermita, construida en 1961 en la elevación del monte Gurugú vino a sustituir a otra más antigua, del S. XVI, que encontraba en el centro del casco antiguo de Funes, en plena calle Mayor. En ella se venera a la Virgen del Portegado, cuya talla barroca se distingue por poseer una cabeza muy bien labrada, con cabellera postiza. Detalle.
Pequeño buzón en el alto de Gurugú.
Imagen del Corazón de Jesús En 1959 se colocó la primera piedra y fueron los vecinos de la localidad los que ayudaron voluntariamente a su construcción con tractores, mano de obra y dinero. Gracias al esfuerzo de todos en dos años el monumento estaba terminado. La estatua fue labrada en piedra por el escultor Rafael de la Huerta con una altura de tres metros y medio y un peso de tonelada y media.
Ayuntamiento de Funes.